MI OBRA: del verbo Nuestra Obra. [+ LIL SUPA]

 

img 6034

Marlon Morales, a.k.a Lil Supa, fue el responsable de que algo tan importante sucediera.

Patinando en Caricuao en el año 1.998 tenía en un discman el último disco de Cypress Hill, totalmente en español, era el soundtrack de esos días. Luego recuerdo claramente que llegó a mí, el Cd original de un grupo de rap caraqueño, llamado La Corte, este se titulaba "Código Demente", no dudé en pedirlo y de paso me lo traje conmigo; porque desde pequeña aprendí que hay 2 clases de idiotas: el primero es quien presta un libro o un disco. El segundo quien lo devuelve.

En ese momento comprendí que lo que tenía en mis manos era el inicio de tanto...

Efectivamente, ver lo que estaba sucediendo y seguirlo de cerca ha sido gratificante. Desde compartir con Familia Negra en La Vega, vacilar y poder bailar en las Cumbres de Hip Hop, compartir con los mejores B-Boys y B-Girls, con la leyenda del Graffiti, Marcos X Vía Libre. Pasearme por memorables eventos y ver muy de cerca la evolución de este género tan criticado, incluso entre sus propios exponentes, y que hoy, una de las voces más representativas lograra llevar a toda esta cultura al Teatro Teresa Carreño y justamente en una de las salas más emblemáticas de Venezuela. Ya no era un toque, realmente esto es un concierto.

La grandiosa Ríos Reyna fue la sede de un escalón más para la historia del Hip Hop Venezolano.

img 6025Marlon Morales, a.k.a Lil Supa, fue el responsable de que algo tan importante sucediera.

Desde hace casi 2 meses se anunció el evento como un espectáculo sin precedentes y para todas las edades. "Mi Obra" así decidió el "orgullo de la nación" llamar a esta hazaña, que para ser bastante honesta, estuvo muy bien pensada y trabajada con un equipo de dementes profesionales apasionados por la buena música y la calle.

La cita con fecha del 29 de abril, para las 5:00 pm, creo que motivó a más de uno para hacer ajustes en la quincena, simplemente por no perderse esta pauta histórica para la escena musical.

Cada entrada recibida y exhibida como un obsequio que aunque tenía un precio, poseía un valor invaluable, y lo mejor es que será conservada como quedan las de los conciertos de los exponentes internacionales.

Y así el pasado 29 de abril, se llegaron todos y muchos más, a los espacios del TTC, el cual estuvo resguardado con la seguridad que amerita la ocasión. Los guardias que tanto nos protegen, y que no pueden ver una "botellita de vino" en una cartera porque hasta de eso te quieren proteger.

Inmensas eran las colas de personas impacientes por entrar a ver "Mi Obra"; 6 y pico pm, 2 cervezas, un vinito y un mojito picante y entramos en la sala.

En ese ir y venir de saludos, sonrisas, panistas, se apagaron las luces y con aplausos se describieron las expectativas de los presentes. Revelándose en el escenario, un poste, un banco de plaza, la respectiva baranda y rampa de skate, al fondo un Graffiti que rezaba Caribes, al son de un Saxofonista, la aparición de "Mista Uanteik", y en algún puesto de atrás escuché la expresiva frase: "Se prendió esa Mierda".

Y allí se llegaron los panas de la Fundación Breaking para Todos a brindar algo de la street a la clásica sala, como lo solicitaba la oportunidad.

img 5984

Con el giro de escenario y la primera pausa de Supa, recibimos la sobriedad del buen gusto por parte de la Venezuela Big-Band Jazz y su impecable presentación para luego hacer corear "Fe de Errata".

En gran parte los asistentes se preguntaban si no habría un homenaje a Canserbero, y es que eso no se pregunta, eso era tan evidente como la maldad de una monja. Imágenes de Canserbero sonriendo, y de fondo sus canciones, proyectaron luz y como de costumbre cuando se escuchaba "Canser" todo el mundo dijo "Bero", lo que hizo que Canserbero allí estuviera.

Otra escenografía, esta vez más brutal, un nuevo cambio de ropa, y la expresión corporal de quienes me rodeaban era un contraste de sentimientos encontrados, en donde percibí alegría,  asombro, incluso más de un ojito aguao.

Todo muy bien pensado, brutalmente interpretado, los visuales acorde con el repertorio y un viaje a la vieja escuela representada en el performance y la moda de los 90's.

Con El Dojo en tarima es redundante mencionar la muerte de otro beat, y para finalizar casi 2 horas de concierto las palabras de Little Su, confirmaron el sentido de propiedad de "Mi Obra", abriendo paso al Hip Hop, dejando una posible herencia para el Rap Criollo.

Ciertamente queda de cada uno de los integrantes del Hip Hop trabajar para que la cultura crezca, ya no es un género adolescente, ahora es mayor de edad, que podría convertirse en un adulto ejemplar con valores y principios.

Ayer fue un toque en la cancha de La Vega, hoy fue un concierto en el gran Teatro Teresa Carreño, conservemos Su Obra, Mi Obra, como Nuestra.

Escrito por @JossRivero @AlOtroLadoDLC

Fotografías por Igor E. Mojica @igoreduardomd

{TAB=FOTOGRAFIAS}

 

{/TABS}