hask

Cuando empecé me hice famosa por ser una chica. Esto, que quizá parezca una ventaja, en realidad es un obstáculo serio. Si los graffiteros se legitiman a través del trabajo duro y del esfuerzo, la capacidad de las mujeres para esto mismo es anulada por la fama rápida. Esta fama que llega sin esfuerzo impide que una disfrute de una "autenticidad verdadera" a los ojos de otros graffiteros. En realidad, no se gana con esa notoriedad, sino que pierde.

Leer más...