Beatmakers y Mc’s o viceversa

beatmakers y mcs o viceversa

 Beatmakers y Mc’s, Mc’s y beatmaker, tan complementarios los 2 que sus existencias cohabitan en una misma canción.

“Mano pa’ mañana estoy full de pautas” “Coño son tanto por la pista sin hacerle masterización” “La hora la tengo en tanto, solo la hora” “Los precios los voy subiendo cada mes brot…” etc. Son las innumerables frases que escuchamos en un acuerdo entre beatmaker y Mc’s a la hora de grabar o acordar una pauta para grabar. Y muchas veces, es el beatmaker quien impone las reglas del juegos, condiciones y presupuesto, más aún, si el rapper en este caso es un aprendiz o un desconocido en general.

Se que iré al paredón, por escribir este artículo o, en su debido caso, me la juego al meter las manos en el fuego al hablar de un tema que pudiera ser meramente estúpido y corriente si se quiere, o tal vez sumamente controversial y delicado según el criterio de cada quien…

Muchas veces nos encontramos con un panorama en el que el precio de una buena pista, puede tener costos elevadísimos

Pero bien, continuando, es un hecho ya sabido por todos, que los tiempos modernos en que vivimos han llevado a la digitalización de la música a una escala tan brutal, que es masiva la música que se puede encontrar en internet donde todos, con gran facilidad, podemos distribuir nuestra música, tanta que sea posible como granos de arroz en una tasa. En ese sentido, es normal ya preguntarse, qué hasta qué punto el underground es underground? O si realmente es vigente aún esa escena en la actualidad, teniendo en cuenta, que en estos días es fácil encontrarnos con que un grupo que suene bien puede alcanzar el conocimiento de todos, sin hablar de fama (término que en lo personal detesto). Sin embargo el hecho esencial de ese conocimiento, es justo con esa premisa que decía antes: “que suene bien”… Ahora, ¿cómo un grupo realmente suena bien? La clave del éxito amigos míos para mi siempre será un buen beat, una buena base de fondo que permita alcanzar el nirvana musical, en nuestros oídos colmados y a la vez sedientos de buen rap, que a veces, en particulares momentos, se hace carente.

Es por ello que el beatmaker, productor, el pana de las pistas o como lo quieren llamar, cobra gran responsabilidad y protagonismo en la clave del éxito de cualquier agrupacion o solista de Rap. Pero, muchas veces nos encontramos con un panorama en el que el precio de una buena pista, puede tener costos elevadísimos para cualquier rapper en la escena que empieza a gatear y dar sus primeros pasos. A consecuencia, el internet siempre servirá de alternativa, para que muchos de estos Mc’s descarguen pistas, de buena calidad si se quiere, dejando de lado los costosos precios que puede poner un beatmaker por su trabajo, y más en estos días en la que la economía del país, no es nada benevolente para los bolsillos de todos, mas para un chamo que seguramente lidia con los gastos de su casa, el semestre de la universidad, la crianza de su chamo, o cualquiera y tantas vainas en fin…

loading...

Hace un tiempo ya, en una ocasión, conversando con un pana rapero de Chile, que también pertenecía a ese colectivo de rapper’s desconocidos de la escena implantada, me comentaba, que había parado la producción y creación de sus temas debido a los costosos precios que le ofertaban en esa época, beatmakers que al igual que él no eran del conocimiento general. Recuerdo que le pregunte y le dije que si lo veía como algo malo, entendiendo que para ellos (los beatmakers) realmente era el costo que les colocaban debido a sus esfuerzos. A lo que él me respondió reafirmando un gran rechazo a esta realidad, diciéndome además que para él, era ya una cuestión de mercantilismo y traición para lo que suponía el hip hop y más en la escena underground, donde me comentaba que en sus inicios, cuando era una cuestión de ayuda mutua y crecimiento entre panas, entre Hiphopperos no había cobro alguno, sino que era una cuestión de hermandad y desarrollo y la ganancia venía justamente dada de esa compenetración y desarrollo en equipo. “Ahora el hip-hop underground se ha convertido en una feria que intenta copiarse del comercial” me terminaba diciendo.

la realidad de cualquier rapero david castro

Pasado el tiempo, unos 3 años más o menos de aquella conversación con aquel pana que estaba visitando el país, el cual nos conocimos fue gracias a la paginas de Hip-Hop de internet y antes de lograr grabar un tema en concreto, debido a tener variadas ideas y no poder poseer el tiempo necesario y un estudio personal, logramos fue freestaliar largo tiempo en sabana grande un miércoles lluvioso. En lo particular, considere un tanto radical su postura, pero siempre me quedo esa reflexión de él dando vueltas en mis ideas. Pero luego de que con el tiempo, he visto muchos hermanos que han dejado de lados sus carreras musicales por cuestiones de presupuesto y no poseer el dinero ni el apoyo necesario para emprender sus carreras, parecía no carecer de cierto sentido aquella reflexión que me había soltado el colega chileno.

Beatmakers y Mc’s, Mc’s y beatmakers, tan complementarios los 2 que sus existencias cohabitan en una misma canción. Si hablamos de esfuerzo y resultados considero que ambos merecen el mismo reconocimiento, pues como decía antes, el éxito de una buena agrupación depende en su esencia, de unas buenas pistas musicales, que serán el alma de la agrupación, pero también, está el gran desempeño que le pone cada Mc en la construcción de las mejores rimas a través de ese beat, o la letra con el flow mas bandera que permita contagiar al público, y permítanme que les diga que eso no es nada sencillo ni fácil aunque parezca. Por eso raperos existen muchos, pero verdaderos raperos que hacen del rap un estilo propio, es otra cosa…

En ese sentido, si un beatmaker considera que sus pistas equivalen a un precio autodefinido por su constancia esfuerzo y madrugadas de quemarse las pestañas dándose golpes para manejar al pelo los programas de audio y edición, un buen Mc también. Y es que también un rapero dedica largas horas en la creación de buenas rimas, buenas letras con coherencia y por si fuera poco, la educación de la voz y además ganarse el respeto entre sus colegas. Por ende, capaz un Mc, también estaría sujeto a la necesidad de acordar un precio entre los dos (beatmaker y rapero) a conveniencia de ambas partes, e inclusive el mismo productor debería estar a la disposición de ayudar a la difusión de la música de este Mc  así como este, de hacer vale el nombre de quien lo produce.

Y si, de seguro te dirás que estas cosas sí suceden, y si pasan; pero muchas veces ya suceden cuando el Mc es mega conocido al igual que quien lo produce o el caso más común es alguna buena amistad que exista entre ambos. Y es que el Hip-Hop es realmente una hermandad entre grupos, cada uno crece en su núcleo, de pronto aislados cada quienes por sus lados, pero de esa forma creciendo y trabajando en sus pequeños colectivos cada uno. Sin embargo hay una gran cantidad de Mc’s en lo solitario que también buscan un espacio. Dependerá de ellos el esfuerzo que le pongan para cumplir sus objetivos que se plantean, de ahí también surgirá, quien es realmente el bueno y quien realmente es malo, teniendo siempre cuenta que todo esfuerzo siempre nos llevará algo.

A título personal y con este escrito, planteo que no hay desbalance entre ellos, ni alguno tiene más mérito que otro; lo que planteo es hacer entender que el Mc y el productor no deberían de funcionar como organismos aislados y la mayoría de las veces sucede así, sobre todo en casos donde los raperos son realmente desconocidos y están en ese constante vaivén y brincos del tingo al tango, buscando un estudio de grabación, una buena instrumental y alguna buena tarima, que ya realmente escasean. De esa forma no sería una pelea por un puesto, una ridícula pelea que siempre nos ha jodido mas bien, y entender, que el crecimiento tiene que ser en conjunto, que las oportunidades deberían ser para todos por igual y que el público decidirá al ver la sana competencia que debe coexistir entre los diferentes estilos, niveles y actitudes. No sé si estará bien, cobrarnos entre nosotros mismos los trabajos, tal vez es muy utópico decir que en estos días deberían volver los grandes conciertos de hip-hop gratuitos, donde los beatmakers no deberían cobrar sus pistas entre Mc’s y los Mc’s no deberían cobrar por featurings, donde tal vez el movimiento debería ser un mundo paralelo de hermandad y en conjunto con los panas, dejándole a lo comercial el dinero, la fama y las falsas posturas…

Pero siendo realmente consciente, el mundo avanza muy rápido, y al igual la música, la tecnología y a través de ello la comunicación entre las sociedades y hoy día, el Hip-Hop ya alcanzó una explosión tal que cubre una gran dimensión, que ya no es el mismo de los 80, 90 o al principio de los 2000, es obvio que estamos ante un monstruo mucho más grande, una maquinaria para bien o para mal dispuesta a devorar todo y donde ya no hay una o dos tipos de actitudes, sino que son miles de actitudes y muchos géneros y subgéneros que se desprenden de los diferentes tipos de estilos y escenas. Y es donde cabe preguntarse si realmente hay una escena comercial, underground, emergente, etc.…

La discusión está servida y la controversia siempre nos aguarda.

 

 

 dacas writter

  por: Dacas Writter.

  

 

+ de Dacas Writter

Blues, Soul y Hip Hop en tiempos de Trap

Hip Hop como escape

La Revolución del Writter

Persiguiendo lo relativo 

VIOVER, La irreverente voz que ama al Rap