Nuevos aires, traen nuevas rimas

nuevos aires traen nuevas rimas

Nuestros propios ídolos y héroes nos engañan o nos los matan, y preferimos los beneficios de la duda.

Vomitar duele, pero es mejor soltar todas las palabras que morir con todo lo que sentimos adentro. Y así, de esa forma rescatamos nuestra libertad, en medio de nuestra contrariedad. Es como escribir una canción, deja fluir una rima en la que mentas la madre a una sociedad que hace del mundo un lugar más asfixiante. Y siempre, toda verdad, se convertirá en un puñal certero, directo al corazón, nuestros corazones, el corazón humano que cada día junto que aumenta la tecnología y una inteligencia artificial que parece apoderarse de nosotros, parecemos volvernos mecánicos, como maquinas, concebidas para matar, y ahora parece ser, maquinas para amar.

En unos tiempos que avanzan muy rápido, “so fats” el amor parece desplazarse a segundo plano, mientras preferimos correr por nuestros objetivos primarios, sin importar que muchas veces pisemos el que esta caído en el camino. La humanidad mastica de su propia mentira construida a base de sugestiones y patrones.

Nuestros propios ídolos y héroes nos engañan o nos los matan, y preferimos los beneficios de la duda. Algunos de ellos nos despiertan, aun cuando pesamos que son los más ejemplares del planeta, y descubrimos que  los condenan a prisiones por agredir a sus mujeres… Tocamos este contaminado suelo con nuestros dedos, lo palpamos; y descubrimos que “la realidad más real” como se titulaba un famoso disco, es contraria a como la imaginabamos y no hay súper héroes ni súper poderes en ninguno de nosotros, y que somos la raza mas imperfecta, audaz y engañosa que exista en nuestro sistema solar, conocida como raza humana.

Tal vez es más fácil pensar que nos controlan, que nada de esto es real y que podemos ser un experimento alienígena en su plena decadencia en vías de su transmutación. Pero, en ese punto ¿podríamos considerarnos realmente libres? Y de serlo así, ¿cuándo lo empezaremos a ser?... Mis hermanos hiphoppas, creo que la clave está en recapacitar sobre todo esto, con el riesgo de ser considerados locos, pero como un Freestyle de ideas, pensarlas, escribirlas y luego rapearlas, soltarlas así sea mentalmente, como una reflexión al universo, escrita con ese polvo de estrellas al que todos pertenecemos y que nos forma como ser.

Esta empezando un nuevo año, y no soy de los que te va a venir con toda esa paja de que este año será mejor que el pasado, que deseo que sea más prospero y que todo cambiara. Pues para empezar, si en diciembre me abstuve de dejar esos mensajitos cursis y bonitos, no lo hare cuando este año empieza para todos tan golpeados como que los precios siguen subiendo como burbujas en una birra. Y además, que el cambio solo lo harás posible tu mismo, mientras más despiertos nos mantengamos ante tanto estereotipos y falsas posturas que intentan vendernos, más posibilidades tendremos de hacer el cambio, y no hablo de cambiar al mundo, sino cambiarte a ti mismo.

Por eso debemos reconocernos como una raza tan mezquina y desafortunada, que mientras niños abrían regalos en alguna parte del mundo otros se refugiaban ante misiles y bombardeos. Que mientras unos jóvenes adinerados luchan contra el ocio de tenerlo todo el alguna parte del mundo, por otro lado, unos luchas con cruzar la frontera sin un centavo, solo por mejorar su calidad de vida. Que mientras unos se divierten jugando videojuegos de guerras con enemigos virtuales, videojuegos inspirados en los campos de batallas donde jóvenes cumplen servicio militar en tierras extranjeras al riesgo cada día de perder su vida deseando que acabe lo más rápido todo, para regresar a sus casas lo más pronto posible. Que mientras un balón de futbol que correrá sobre un césped, paralizara la mirada de todos en un año que se dice ser mundialista, mundialmente el hombre sigue sintiéndose solo ante la inmensidad de los cosmos.

Dicen que cuando los aires soplan es porque algún cambio se acerca, en vez de esperarlos, podemos respondernos nosotros mismos a través de esa brisa y ser la hoja que lleva el viento. Movernos a cualquier lugar que queramos, no vendernos simulacros y encontrar en nuestras manos el puño cerrado que nos hará la determinación para lograr lo que queramos, en medio de lo decadente que lo vuelve el sistema, pero en nuestra esencia esta el poder. Nuevos aires, traen nuevas rimas.

 

 dacas writter

  por: Dacas Writter.

  

 

+ de Dacas Writter

 Beatmakers y Mc’s o viceversa

Blues, Soul y Hip Hop en tiempos de Trap

Hip Hop como escape

La Revolución del Writter

Persiguiendo lo relativo 

VIOVER, La irreverente voz que ama al Rap